miércoles, 26 de agosto de 2009

¡Mileuristas españoles, uníos! Sois mayoría absoluta

En España hay un 63% de mileuristas. En Extremadura, tres de cada cuatro ganan menos de 1.100 euros.

Para perseguir un objetivo común y convivir se necesita un mínimo de participación de los implicados. El objetivo irrenunciable de esta sociedad ha sido el crecimiento (hay propuestas de decrecimiento pero aún son minoritarias). Casi todo el mundo está de acuerdo en que hay que crecer económicamente. Todos pensamos que ese crecimiento será bueno para todos.

¿Qué ocurre cuando el crecimiento se produce durante diez largos años en España pero la mayoría de la gente crece muy poco? ¿Cómo hacen los políticos, los banqueros, los sindicatos para mantener la ficción de que el crecimiento llegará? Los banqueros permiten el endeudamiento, los políticos y los sindicatos callan y aceptan el señuelo. Cuando termina la ficción, los sueldos siguen estando ahí, tan bajos como siempre.

Con tan poco dinero a disposición del trabajador se desincentiva la participación, no ya política (que ha sido lo habitual) sino económica. Hasta este momento la cosa había funcionado porque los bancos habían permitido el flujo de la deuda. Ahora sin capacidad para endeudarse (pagando la deuda anterior) y con los sueldos por los suelos, la participación de la gente corriente en la democracia liberal de consumo se torna imposible. La fuerza de trabajo sigue estando ahí. Ahí sigue estando el conocimiento adquirido, pero falta engrasar la máquina con sueldos dignos. Sin el dinero necesario, se le resta a la sociedad el último elemento de participación. La siguiente fase es pasar al "otro lado".

El dinero tiene que ser un medio al servicio de la gente nunca un fin en sí mismo. Coleccionar estampitas de forma compulsiva sólo conlleva a deshumanizarnos. En todo caso, si lo que más nos importa es el dinero, joder, hay mayoría absoluta para crear una corriente política que abogue por el incremento de los sueldos.

martes, 25 de agosto de 2009

Denuncia de espionaje. Circulan películas de gente anónima.

No sé si usted ha muerto ya, señor Glenn Ford, pero quería decirle que he encontrado esta tarde una película que circula por ahí sobre usted. Alguien le ha estado espiando y ha grabado imágenes suyas en blanco y negro. Después las ha editado y les ha puesto un título, "The big heat" (en España también circula esta película con el nombre de "Los sobornados"). Han cambiado su nombre en la pantalla. Seguramente para evitar que la gente pueda reconocerle. En esta grabación usted se llama Dave Bannion.

Quería advertirle porque yo no sé si usted está al tanto.

Sr. Ford: Me interesó mucho su forma de actuar, de tomarse la justicia por su mano en esta grabación. En ella, usted aparece como un policía que investiga homicidios. Se lo digo porque es posible que usted haya vivido muchas cosas, y como no sabe qué han grabado de usted, yo le recuerdo qué cosas aparecen, con la intención de ponerle tras la pista y denunciar a estos individuos. Estos tipos no se conformaron con poner cámaras en su trabajo sino que también lo hicieron en su casa. Es increíble que usted no se haya percatado.

Olvidando que le están espiando, quería escribirle para subrayar que su forma de actuar, como ya he dicho, me ha obnubilado. Y no es fácil obnubilarme. Usted investiga un crimen cometido por las fuerzas del orden, que deberían cuidar de nosotros y están todos corruptos.

Usted no cree en el sistema y hace bien. Las instituciones están podridas. La única vida feliz puede darse en el propio hogar. A usted se le ve muy feliz en su casa, con su mujer haciéndole la comida, su hija haciendo castillitos (en la película le han puesto a las imágenes de su hija música infantil y desefadada) y usted disfrutando de una nevera enorme y unas comodidades grandiosas. Vive usted inmerso en una sociedad que nosotros envidiamos desde aquí. Cuando digo sociedad, me refiero a ustedes, a los que viven en sus hogares con sus mujeres. El poder instituido es otra cosa. Ellos son basura.

Como el poder está corrupto, lo único que puede hacer usted es tomarse la justicia por su mano. Siento mucho que mataran a su mujer con esa bomba en el coche que iba dirigida a usted. Ellos querían matarle porque usted es puro. Pero usted supo cómo reaccionar. Les puso claras las cosas a sus jefes. Entregó su placa y pasó a la clandestinidad, porque sólo desde ella se podía defender aquello en lo que usted creía. Tiene usted fe y sabe usted que hay que seguir los instintos de uno hasta hacer justicia, aunque esos instintos sean contra todo lo establecido.

Es usted un tipo de derechas, de las derechas más convencidas. Que cree en lo que hace y que piensa que el individuo está por encima de cualquier organización comunista o socialista. Usted persigue la libertad y quiero alabarle por ello.

En un partido político de mi país, el Partido Popular, también están sufriendo las consecuencias de los espionajes indiscriminados del poder. Si usted estuviera aquí, cogería a sus amigos e iría a ponerles las cosas claras a todos esos corruptos. Pero mi país es diferente.

Señor Glenn Ford, gracias por mostrarnos a todos el camino aunque haya sido a través de una grabación ilegal.

sábado, 22 de agosto de 2009

Riefenstahl en Intereconomía

Joder, yo pensaba que la propaganda política del tipo que hace la emisora de TV Intereconomía había desaparecido con Leni Riefenstahl y sus documentales sobre la Alemania nazi. Pues no, estaba equivocado.

En Honduras, el 28 de junio pasado hubo un golpe de Estado. No existe otro nombre para ello. El Presidente legítimo, Zelaya, fue expulsado del país y en su lugar se instauró una dictadura. Honduras es uno de esos países que han sufrido las "terapias neoliberales" de las últimas décadas. Políticas que han conseguido empobrecerla y endeudarla. Zelaya había sido el primero en intentar crear una clase media, doblando el sueldo mínimo de los hondureños, aparte de otros avances sociales. Era demasiado para la oligarquía hondureña.

Ahora llega Intereconomía y hace un documental vergonzoso, en la línea de la propaganda fascista más descarada, para apoyar a los golpistas. Habría que responder a estos individuos sin escrúpulos que convierten el periodismo en una verdadera ciénaga. Por favor, enseñad este documental sobre QUÉ NO SE DEBE hacer cuando tienes una concesión pública de un canal de información televisivo.

jueves, 20 de agosto de 2009

Clases sociales

Voy a hablaros ahora de las clases sociales en Badajoz, pero lo haré de forma oblícua, mirando directamente y de reojo a la vez.

Para conseguir la oblicuidad presentaré como escenario principal una mesa de quirófano y la sala adyacente a ella. En la mesa operan a mi hermano. En la sala, estamos mi madre y yo hablando con una enfermera a la que mi madre conoce desde que era pequeña.

En la sala de quirófano, un par de especialistas en maxilo-facial egresan (quería probar cómo quedaba esta palabra, en vez de "sacan") una muela del juicio de mi hermano. Salen y entran por la puerta (aquí viene un adjetivo que califica a la puerta, que es una de esas que hay en las cocinas de los restaurantes, sin pomos).

La enfermera y mi madre hablan de la gente que conocían de pequeñas. Mi madre dice que ya no hay clases sociales, que sólo hay una clase media extensa. La enfermera recuerda que cuando era pequeña, ella jugaba con todos los niños en la calle, sin distinguir de clases sociales, porque para los niños no existen. Pero no hacían lo mismo los de enfrente. Para preservar el anonimato de "los de enfrente" me abstendré de decir que eran la familia Liso. Un día, la hija de los Liso le dijo a una de las hijas de la empleada del hogar que no podía jugar con ellos porque le había dicho su padre que no eran de la misma clase social. Y ella, la niña, la hija de los empleados domésticos interrogó a los presentes en voz baja: "¿Por qué no puedo jugar con vosotros si yo estoy muy limpita?".

Al rato, salió el médico por la puerta anunciando que había costado bastante quitar la muela de mi hermano, que no tomara nada sólido en tres días y que tomara nolotil a discreción.

Piensa con los sentidos, siente con la mente

¿Para qué escribir esto? Sólo por algo. Necesitamos fundirnos con el resto de la gente, pertenecer a algo, tener un destino. Al mismo tiempo, deseamos ser únicos, narrar nuestra propia historia, ser más que seres que se reproducen. Recrear el sentido de ser Humano.

Entre ambas cosas, entre esas fuerzas centrífugas y centrípetas, nos movemos, como satélites de un planeta. Hoy traigo una fuerza centrífuga al estrado:

"Think with the senses, feel with the mind".

sábado, 8 de agosto de 2009

Las ETTs y los Reyes Magos

Me cuesta escribir pero no puedo dejar pasar esto. Me refiero a una noticia que oí ayer en la radio y que hoy he visto en la prensa de referencia.

Un informe dice que el ajuste de empleo comenzará a afectar a los fijos a partir de otoño. "Ajuste de empleo" es un eufemismo muy bonito. Significa que los que creían que tenían un trabajo estable van a irse a tomar por culo.

"Un informe dice" es también una expresión muy bonita. Parece significar que algo divino o científico (dependiendo de quien lo lea) ha bajado a la Tierra para iluminarnos y advertirnos. Significa que unos tipos que persiguen algo escriben una redacción de colegio en la que dicen lo que quieren ser de mayores y dicen que es un informe. ¿Quiénes son esos tipos? Son las empresas de trabajo temporal, las famosas ETTs. ¿Qué quieren ser de mayores (en otoño de 2009)? Pues quieren ser ricos. ¿Cómo? Vendiendo un bien escaso: el acceso al trabajo. Diréis vosotros que cualquiera puede escribir una redacción y enviársela a los Reyes Magos. Pues no. Cualquiera no. Pero si eres la asociación de ETTs, sí. Porque incluso la prensa que se dice de izquierdas , y que actúa como los Reyes Magos, atiende las peticiones de estos advenedizos, haciendo aún algo más grave: dando credibilidad y objetividad a un informe de una parte interesada.

Esto de las ETTs no es nuevo. En tiempos de González se pusieron las botas con la crisis después del 92, cuando hubo tanto paro como dicen estos que va a haber ahora (casi un 20%). Puede que al final acierten, pero lo peligroso sería que ellos gestionaran la desgracia ajena. El desempleo no es la gripe A, los informes no caen del cielo y las leyes no las dicta Dios.